Novalima: música afroperuana de alcances globales

En el 2001, Ramón Pérez Prieto, Rafael Morales, Carlos Li Carrillo y Grimaldo del Solar, cuatro músicos y productores peruanos, tomaron ritmos y formas melódicas de la música tradicional afroperuana, los combinaron con técnicas de producción contemporáneas y géneros musicales como el dub y el house para lograr un moderno mestizaje que decidieron bautizar como Novalima. 

Los cuatro vivían en distintos puntos del planeta, de manera que comenzaron a dar forma al proyecto vía internet; de hecho, se cuenta que su primer disco homónimo fue gestado sin demasiado contacto cara a cara. Grimaldo del Solar contó hace unos años que la idea de iniciar con un proyecto de esas características se las inspiró vivir fuera de Perú.

Se inspiraron en todos esos proyectos de fusión, de diferentes estilos del mundo, que ya existían para entonces y que les tocó conocer muy de cerca. A Grimaldo, por ejemplo, le tocó experimentar la escena mestiza de Barcelona... Morales conoció la vitalidad y la diversidad de la movida en Londres... Y a Li Carrillo le tocó vivir en oídos propios la escena musical de Hong Kong. Todos han coincidido en que vivir fuera de su país les abrió de formas inesperadas el espectro a nivel musical, se abrieron a todo tipo de influencias.

Cuando Ramón, Rafael, Carlos y Grimaldo se encontraban trabajando en el primer disco decidieron incorporar percusiones afroperuanas. Empezaron experimentando con ellas, mezclándolas con electrónica y con cosas como funk o acid jazz. Les gustó el resultado, y a partir de la relación que crearon con los músicos con los que trabajaron en aquella ocasión, se fueron involucrando cada vez más en los ritmos afroperuanos. Siguieron experimentando y el sonido se volvió cada vez más afroperuano. Para “Afro”, su segundo disco, incluyeron versiones de canciones tradicionales afroperuanas, algunas de ellas con más de 100 años de antigüedad. Desde entonces, han mantenido un pie en la tradición musical peruana y el otro, en sus montones de influencias, electrónicas o no.

Hoy, Novalima cuenta con cinco álbumes, “Novalima”, “Afro”, “Coba Coba”, “Karimba” y “Planetario”, dos de los cuales tienen extensiones en compilaciones con reversiones a cargo de productores de música electrónica de diversas latitudes: “Coba Coba Remixed” y “Karimba Diabolic Remixes”, dos discos de reinterpretaciones orientadas, sí, a la promoción entre públicos alejados de sus habituales fans, pero sobre todo a efectuar experimentos a partir de la fusión del folclor afroperuano lo mismo con afrobeat, dub y champeta que con house, break beats o drum & bass brasileño, siempre, eso sí, en beneficio del baile. (Por favor, no se pierdan la versión de “Diablo”, de Sergent García, ni la de “Mamaye”, de Nickodemus.) 

En ambos discos han recibido las reinterpretaciones de productores ingleses como Da Lata, Faze Action o Seiji, que de la escena multicultural neoyorquina, como Zeb o Nickodemus. Novalima siempre se ha movido en una hibridez inesperada que les ha permitido tocar tanto en festivales de world music que en otros de electrónica y que les ha ganado públicos de los orígenes y gustos más diversos.

Escuchar cualquiera de sus discos y sus vínculos con productores geniales de electrónica de raíces latinas, es sumergirse en territorios donde lo tradicional se encuentra con lo contemporáneo.

Crédito de foto: Mozuk Nolte

Por:

  • Jesús Pacheco (@peach_melba)

Fecha:

  • 15 Ene 2020 17:18 Hrs.

Compartir: