La noche en que echamos a andar la maquinaria completa

No era la primera residencia, pero sí la más especial. Era la que marcaba el momento en que entraba en marcha la maquinaria completa de este ecosistema de nueva música latinoamericana en el que estamos trabajando desde hace meses.

Porque ONDA MUNDIAL no solo son esas fiestas memorables que has visto suceder desde agosto pasado tanto en CDMX como en Sao Paulo. Las residencias son el momento en el que nuestro clan se reúne y vive con todos los sentidos la ONDA, pero antes y después de esas experiencias musicales hay una estación de radio, un colectivo de DJs y productores de toda Latinoamérica muy activo, un sello con nuevos releases cada semana, una revista en línea y un canal de YouTube con contenido original. Así que había mucho que celebrar.

La noche inició en el restaurante de Galera, con un set de Tropicaza, la personificación como dj y selector de Carlos Icaza, músico, investigador y periodista que es capaz de hacer bailar a cualquiera que le atraviese. En sus sesiones —siempre en estricto vinilo— suelen sonar sus descubrimientos de la vasta producción musical latinoamericana, la oculta, la olvidada o la que había pasado desapercibida. Vimos a varios por ahí intentando shazamear, sin éxito, las joyas bailadoras que soltó el viernes.

Poco antes de las nueve de la noche, La Bruja de Texcoco partió plaza en compañía de su violín. Musical y performática, La Bruja nos condujo en un recorrido por un imaginario personalísimo en el que se entrelazan lo femenino, la extravagancia, las lentejuelas, las máscaras y los huipiles. Escuchamos hipnotizados los temas de su álbum «De Brujas, Peteneras y Chachalacas» y le vimos ejecutar un ritual que involucró mezcal, humo, máscaras y sus personalísimos hechizos.

A las 10 de la noche, la fiesta se mudó al foro de Galera, con Quixosis, de Ecuador, abriendo la pista de una manera que solo él podía ejecutar: con una sugestiva selección de down tempo con ecos selváticos, que luego fue subiendo hasta mostrar su afilado imaginario sonoro agitapistas que incluyó desde tribal hasta esos temas en los que pone a convivir la electrónica con la tradición musical andina y latinoamericana.

La energía fue en ascenso cuando F5 subió al escenario con el poder de los tambores. Para este proyecto, el dj y productor Lechuga Zafiro se une a tres integrantes de Cuareim 1080, célebre cuerda de tambores uruguaya, para indagar de forma sensible en los ritmos latinoamericanos y en su interacción con los sintetizadores. Juntos, logran un perfecto equilibrio entre el tronar de los tambores y el beat de la música electrónica que pudimos sentir en pies, hombros y caderas.

Siguió DJ Marfox, uno de los dj’s y productores que han dado su sonido característico a Príncipe Discos, sello de Portugal con el que compartimos espíritu en ese viaje a las raíces para llevarlas a las pistas de nuevas maneras. Empezó con “Tarraxo Everyday” y fue subiendo de intensidad hasta llegar al kuduro y la batida con que pone en órbita cada lugar donde toca.

Y DEBIT, dj y productora afiliada a N.A.A.F.I, se encargó de cerrar con un set energético y percusivo —techno, dijo alguna asistente por ahí—, en el que sonaron sus habituales entrecruzamientos de géneros y su habilidad para mantener la tensión en la pista.

Debemos confesar que nos costó trabajo despedirnos de una noche a la que pusimos tanto cariño. Pero salimos de Galera dispuestos a seguir bailando en nuestras cabezas mientras llega la siguiente residencia, que sucederá en El Umbral de Bahidorá el viernes 14 de febrero. Una buena playlist siempre ayuda a desplazarnos entre una celebración y la que sigue. Para esos momentos armamos esta lista, que iremos alimentando con el paso de los días:

Por:

  • Jesús Pacheco (@peach_melba)

Fecha:

  • 30 Ene 2020 14:08 Hrs.

Compartir: