La colección de casetes que se transformó en un sello

Si rastreabas blogs hace unos diez años en busca de llenar tu disco duro con magnífica música de distintos rincones del planeta, seguro aterrizaste en algún momento en Awesome Tapes From Africa.

El hallazgo sorprendía por varios motivos: aquella página aludía desde el nombre a una tecnología de grabación —los casetes— lejana a los formatos digitales que por aquel entonces predominaban, y el blog resultaba una apasionante inmersión en terrenos sonoros que rara vez veíamos abordados en medios musicales: grabaciones de soul, de música disco, rarísimo pop local o de géneros también muy locales de ese continente, como el highlife de Ghana.

El autor del blog era Brian Shimkovitz, un etnomusicólogo que había encontrado el hobbie ideal en la digitalización de su colección creciente de casetes obtenidos a su paso por África y su difusión vía internet.

Hoy, Brian se dedica a difundir también vía un sello discográfico y a través de DJ sets esa colección creciente de música africana en festivales que suelen presumir de buen oído. Ya ha visitado un par de veces México (invitado por Fascinoma y por Bahidorá) para tocar sets de varias horas con sonidos provenientes de sus pesquisas.

Brian Shimkovitz creció tocando las percusiones y amando el jazz. Cuando se planteó la posibilidad de estudiar música, escogió etnomusicología porque le daba la oportunidad de viajar y de experimentar el choque de culturas.

“Como muchos estadounidenses, nunca había salido del país, así que quise conocer África occidental”, ha contado. “Sabía que había muy buena música, había escuchado a Fela Kuti y a Sunny Ade, pero no tenía idea de la diversidad de lo que estaba pasando ahí. La primera vez que fui a Ghana descubrí a varios chicos haciendo rap, y pronto me interesé no solo en ellos, sino en seguir investigando sobre otros tipos de música popular de la región”.

Cuando regresó a Ghana por segunda vez, permaneció ahí todo un año, y comenzó a coleccionar casetes. Cuando se mudó a Brooklyn para trabajar, no tenía dinero ni mucho que hacer, así que se quedaba en casa los fines de semana digitalizando los casetes. Los blogs eran gratuitos, era 2006, Brian necesitaba un hobby y quería mostrar toda esa música a la gente.

Hace un par de años reeditó un disco sudafricano de 1995, publicado originalmente en casete, de Professor Rhythm, que hace house y es muy conocido en Sudáfrica. Es muy bailable, con muchos sintetizadores, algunas voces. Es para la pista de baile. 

Professor Rhythm formó parte de un periodo de transición en que el house pasó de algo más R&B o pop a algo más housero o con bases de hip hop. Así que su música es muy interesante.

Por:

  • Jesús Pacheco (@peach_melba)

Fecha:

  • 13 Ene 2020 12:26 Hrs.

Compartir: