Daymé Arocena, la voz más nueva del jazz cubano

Desde su aparición en escena, Daymé Arocena, cantante y compositora cubana jovencísima —tiene veintitantos—, fue descrita como la embajadora más nueva de la música de su país. A su voz y su bagaje musical pronto se les vio como dos poderosas herramientas para unir la tradición musical cubana con la del jazz norteamericano.

Cuando Daymé iniciaba su formación —a los 9 años comenzó una rigurosa instrucción musical—, probó con varios instrumentos —violín, piano, guitarra— antes de saber que su voz sería el vehículo de su talento.

Cuando era niña, formó parte de diversas agrupaciones musicales, y ya adolescente, se integró al quinteto de jazz fusión Sursum Corda. Más tarde fue invitada por Joaquín Betancourt para formar parte de Alami, banda de jazz integrada solo por mujeres. Luego, la saxofonista Jane Bunnett le propuso ser parte de la banda que explora el jazz afrocubano.

 

Pero probablemente su difusión más amplia e internacionalización definitiva vendría de la mano de Gilles Peterson, el célebre explorador sonoro inglés que ha dado salida a sus numerosos descubrimientos musicales mundiales lo mismo por radio pirata allá por inicios de los años 80 o las decenas de programas de radio que ha conducido en más de tres décadas que por medio de DJ sets, o vía las más de 100 compilaciones de jazz, soul, música latina, electrónica, o sus diversas intersecciones a las que ha dado forma.

En 2006, Peterson creó Brownswood Recordings para dar salida a sus descubrimientos musicales favoritos. En 2009, junto al pianista cubano Roberto Fonseca, comenzó a rastrear y publicar en ese sello al talento musical emergente de La Habana. Ahí han sido publicados los tres álbumes de Daymé Arocena.

El más reciente, Cubafonía, de marzo del 2017, muestra su don para fusionar tradiciones e influencias y llevarlas a terrenos tan personales como innegablemente cubanos.

Por:

  • Jesús Pacheco (@peach_melba)

Fecha:

  • 09 Ene 2020 17:09 Hrs.

Compartir: