4000 instrumentos convierten a este departamento en un museo de la CDMX

Hay un lugar en la Ciudad de México que está lleno de miles de instrumentos musicales de toda América Latina, algunos de ellos con más de 100 años. No es un museo o escuela de música. Es un departamento. En realidad, la colección ha crecido tanto que ahora llena dos apartamentos. Es el resultado de una pasión por los instrumentos y su historia, así como la determinación de compartirlos.

Guillermo Contreras es un músico que se ha dedicado a crear una colección inaúdita dentro de su departamento. Entrar a su casa es sumergirse en un mundo musical. Hay nstrumentos por todos lados, más que cualquier colección de museo existente.

"Podría decir que hay más de 4,000 instrumentos aquí". - Guillermo Contreras

Tiene Jaranas, vihuelas, guitarrones, bajo quintos, todos descendientes mexicanos de la guitarra española, que fueron traídos aquí durante el período colonial. También hay violines y arpas de todos los tamaños, marimbas, docenas de instrumentos de percusión e instrumentos de viento de todas las formas, longitudes y sonidos.

Tiene flautas de caña que fue tocadas por los aztecas. Un instrumento que todavía se toca en una región del noreste de México.

 

 

Contreras era arquitecto de profesión cuando viajó a un pequeño pueblo al sur de la Ciudad de México a fines de la década de 1960. Conoció a un grupo de viejos músicos, algunos nacidos a fines del siglo XIX, que tocaban instrumentos de ese período.

"Pensaron que era divertido que un chico de la ciudad los visitara y tuviera tanto interés en su música, que estaba muriendo", dice Contreras. "Muchos de ellos querían darme sus guitarras de 10 cuerdas, y no pude quitarle eso a la familia".

Unos meses después, regresó y descubrió que algunos de los músicos habían muerto. Preguntó a sus familias sobre los instrumentos centenarios, y dice que se sorprendió por lo que escuchó. "Un instrumento del siglo XIX, ya destruido, se había convertido en un comedero de pollos; otro se convirtió en el caballo de madera de un niño pequeño".

En ese momento, Contreras decidió que dedicaría su vida a documentar y preservar la herencia musical de su país.

Contreras no es solo un coleccionista de instrumentos. También conoce la historia individual de cada instrumento y cómo tocarlo. Tiene una guitarra séptima, una guitarra de 14 cuerdas que se tocó ampliamente en todo México en el siglo XIX. También enseña cómo tocar una guitarra de golpe de cinco cuerdas, una guitarra rasgueante que todavía se toca en el estado de Guerrero.

Además de los instrumentos, Guillermo Contreras también ha acumulado una gran colección de grabaciones de campo, fotos antiguas y publicaciones musicales que datan de hace cientos de años. Pasa 16 horas a la semana compartiendo lo que sabe.

 

 

Durante más de cuatro décadas, Guillermo Contreras ha sido mentor y maestro de docenas de jóvenes músicos. Intentó obtener fondos para construir un museo y una escuela de música, sin éxito. Pero él sigue coleccionando y enseñando porque, estos instrumentos y su historia son recordatorios preciosos de nuestra humanidad.

"Siento que esto me ayuda a entender un poco más sobre la vida, como se ve a través del arte de la música y el instrumento musical, que creo que son las creaciones más preciosas de la humanidad".

Con o sin museo, Contreras dice que esa es razón suficiente para continuar coleccionándolos, aunque dice que está un poco preocupado por encontrar espacio para más.

 

 

 

Por:

  • Ben Malik

Fecha:

  • 16 Ene 2020 15:31 Hrs.

Compartir: